La práctica de padres y madres de compartir en línea algunas fotos o vídeos de sus hijos sin su consentimiento, denominada ‘sharenting’ en inglés, va generando una huella digital que entraña riesgos. Dos expertos explican cómo proteger la privacidad de los menores.