Hacer cosquillas en el oído mediante una pequeña corriente eléctrica indolora puede reequilibrar el sistema nervioso autónomo de las personas mayores, ayudando a retrasar el envejecimiento, según la Universidad de Leeds, creadora de un sistema de cosquillo-terapia auditiva.