En tiempos de coronavirus, los temores de las personas diagnosticadas con Trastorno Obsesivo Compulsivo (TOC) se multiplican. A los miedos infundados, se suman las preocupaciones reales que hacen de ellos unos de los grandes sufridores de la pandemia.