Cada vez son más las voces que defienden que enseñar a los niños lenguajes de programación estimula su creatividad y les prepara para un futuro cada vez más informatizado.