La actual Estación Espacial Internacional (EEI) comenzará a recibir misiones tripuladas privadas en 2021. Entre 2024 y 2028 se le irán añadiendo una serie de módulos nuevos para uso comercial, originando una estructura que finalmente se separará y orbitará la Tierra de manera independiente.