El mercado de fichajes se mueve en busca de delanteros. Los 100 millones de dólares que se han pagado por Lukaku o los 94 por Morata son cifras ridículas tras la confirmación del fichaje de Neymar por el PSG francés, por más de 260 millones de dólares, y la posible de Mbappé por 213. El gol tiene precio de oro.