El despliegue de grandes torres de filtración y reciclaje en plataformas petroleras abandonadas, donde se acumulan más desechos, podría transformar los plásticos y otros contaminantes extraídos del agua en electricidad y biocombustibles, ayudando a limpiar los mares.