Una aplicación para móviles permite detectar, con un 85 % de eficacia, la acumulación de líquido detrás del tímpano asociada a las infecciones auditivas, usando un teléfono con un pequeño embudo de papel que se coloca en el oído de los niños.