Más vida natural y menos distracción digital. Son dos estrategias fundamentales para desintoxicar y fortalecer el cerebro y reconectar con nuestra corteza prefrontal cerebral, crucial en la toma de decisiones y para nuestra agilidad cognitiva, según dos prestigiosos especialistas estadounidenses.