Conquistar y mantener a los clientes es ahora más importante que nunca para cualquier clase de negocio, y tanto durante como después de la crisis de la COVID-19. Las redes sociales son una herramienta clave para las empresas, creando contenido de calidad y atrayendo tráfico cualificado.