En pleno auge del movimiento “Zero Waste”, que conciencia sobre el problema de la contaminación con plásticos en la naturaleza, las alternativas a su uso cobran protagonismo en la industria cosmética.