El Aeropuerto Internacional de Changi, en Singapur, tiene la cascada interior más alta del mundo, un chorro de agua de 40 metros, rodeado de un bosque cubierto que se vierte desde una ventana del techo de cristal y acero hasta el centro del edificio.