Quienes dicen a todos y a todo que ‘si’ corren el riesgo de terminar negándose a sí mismos y a sus propios objetivos. Para salir de la sumisión y aprender a decir ‘no’ con eficacia y sin que nos provoque malestar, la palabra clave es ¡asertividad!