El vecindario sostenible del futuro ha sido diseñado para afrontar tanto el cambio climático como las pandemias, siendo ecológico al máximo y facilitando las medidas para controlar los rebrotes. China, que sufrió los primeros embates de la COVID-19, será también el primer país en construir estas viviendas del futuro.