Los jóvenes “millennials” y “centennials” dedican más de tres horas al día a acceder con su teléfono inteligente a toda clase de servicios, muchos de ellos comunes a ambas generaciones, convirtiendo el celular en una especie de “tercera mano” para los menores de 35 años.