Los coches conducidos automáticamente podrían reemplazar a algunos vuelos de corta distancia proporcionando un viaje más relajante y provechoso, pues contarán con distintas configuraciones en sus trayectos: para dormir, trabajar, entretenerse o hacer vida social en su interior.