Conforme el consumo de vídeos a través del teléfono móvil crece, también lo hace la necesidad de una buena conexión de datos: la nueva televisión no se ata a los cables.