Consultar las redes sociales, ver vídeos o jugar con el móvil o la ‘tablet’ antes de acostarnos por la noche, nos hace dormir menos y engordar más. Es el ‘vamping tecnológico’, un nuevo hábito que se puede mantenerse a raya mediante el autocontrol digital.