El día de Irlanda se ha convertido en la fiesta nacional más popular. Al gran festival que se celebra en la calles de Dublín se añaden otras celebraciones multitudinarias, como la de Nueva York, y los principales monumentos mundiales se iluminan en esa fecha con el color representativo de la Isla Esmeralda. La música y la cerveza guían los festejos.