La actitud divertida ante la vida y los demás es una habilidad social que se puede aprender, entrenar y mejorar, según el sociólogo Iñaki Marañón, autor de un manual sobre los elementos y las dinámicas que configuran el buen humor.