Michael Jordan dejó una huella insuperable en el baloncesto, para muchos el número uno del deporte de la canasta que vuelve a recuperar su esencia tras el estreno de “The Last Dance”, la serie sobre su vida que está batiendo récords de audiencia.