David Beckham, el astro inglés que alcanzó el Olimpo de los futbolistas, el hombre anuncio que con sus tatuajes y contratos publicitarios se convirtió en un icono de la moda, se enfrenta ahora a su último desafío: convertir al Inter Miami en un equipo campeón que una el sentimiento hispano en el sur de Florida.