Una copia australiana del legendario trasatlántico británico RMS Titanic, surcará los mares entre Europa y América más de un siglo después del trágico hundimiento del que fuera, en su tiempo, el barco de pasajeros más grande y lujoso del mundo.