El contagio del SARS-CoV-2 al bañarse en actividades recreativas en espacios acuáticos naturales o construidos es muy poco probable, mientras que en el entorno urbano, los tratamientos de las aguas residuales son eficaces para eliminar el coronavirus.