Un nuevo dispositivo imprimible, barato, flexible y simple, similar a una lámina plástica, genera electricidad a partir de una fuente inusual: las nevadas. Al principio podría utilizarse como una miniestación meteorológica y para monitorizar los movimientos del cuerpo humano, sin necesidad de baterías.