Cada vez más mujeres deciden viajar en solitario, buscando experiencias personalizadas en comunidades seguras. Una tendencia que está generando un nuevo mercado y un creciente movimiento turístico por todo el mundo.