Historiadores, museólogos, químicos y lingüistas digitales exploran las referencias de aromas y olores en la literatura y las pinturas históricas, mediante nuevas tecnologías para reconstruir y preservar el patrimonio cultural olfativo.