Mejor que tirar parte de la pesca es darle un valor nuevo. Por eso, cada vez hay más diseñadores de moda que piensan en la piel del pescado para sus vestidos y complementos, como un gesto de compromiso con el medio ambiente.