No todo es coronavirus. Los científicos libran una larga batalla contra los virus causantes del dengue y el zika, dolencias que producen brotes en América y tienen la particularidad de asestar un segundo golpe más fuerte que el primero, cuando una persona ha pasado por una de ellas y más tarde es infectada por la otra.