"Flygskam" o la decisión de no volar por motivos ecológicos es un movimiento que está creciendo en la actualidad. Nació en los países nórdicos, pero se está extendiendo por otros países y cada vez son más los viajeros que deciden no viajar en avión y utilizar alternativas más ecológicas, como el tren.