El miedo es un mecanismo de supervivencia. Hay muchas y variadas razones para que una persona lo sufra: las alturas, las arañas, las serpientes… Sin embargo, hay miedos que son menos habituales, incluso extraños, pero totalmente reales: he aquí algunos ejemplos.