Siguiendo la estela de los Óscar de este año, la gala de los Premios Emmy puede que tampoco tenga presentador. Puede resultar sorprendente, pero no es la primera vez que sucede: la última vez que no tuvieron nadie al frente de sus entregas fue en 1989, en el caso de los Óscar, y en 2003, en los Emmy.