El altiplano de Bolivia esconde una gastronomía en riesgo de perderse si no la rescata la cocina de vanguardia del país, lo que además contribuirá a que las comunidades que atesoran este legado lo exploten turísticamente junto a otros atractivos, como una naturaleza aún por descubrir en este rincón de Sudamérica.