Visitar el sitio arqueológico de Göbekli Tepe, en Turquía, donde se descubrió el templo más antiguo del mundo que tiene una antigüedad de 12.000 años, es un apasionante viaje a los albores de la civilización.