Un cuadro de Kandinsky se sitúa a la vanguardia de una nueva forma de invertir en grandes obras artísticas: su fraccionamiento en ‘tokens’ o unidades de valor digitales más pequeñas, que son accesible para pequeños inversores y el público en general.