Ingenieros de una universidad británica han establecido un nuevo récord mundial de velocidad de transmisión de datos por Internet, una quinta parte más rápida que la marca anterior y con la que podría descargarse todo el contenido de Netflix en un segundo.