Convertidas en 2018 en Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO, las islas Goto son un remoto paraje del archipiélago nipón en el que los cristianos vieron una salida a su fe, brutalmente perseguida entre los siglos XVII y XIX por los "shogunes", los caudillos militares al frente del Gobierno por aquel entonces.