En el culebrón Messi ha alcanzado gran notoriedad su padre, encargado de negociar las diferencias de su hijo con el F. C. Barcelona, club al que llevó de la mano desde su Rosario natal cuando Leo tenía trece años.