La isla de Kinmen, administrada por Taiwán pero situada a solo 10 kilómetros del histórico rival de los taiwaneses, la República Popular China, es una curiosa herencia de la Guerra Fría, que posee una enorme belleza natural y unos vistosos pueblos que convierten el paraje en una oculta joya de Asia Oriental.