La llegada de la edad de retirarse ofrece a muchas personas de la ‘generación plateada’ la oportunidad de elegir libremente cómo quieren vivir el resto de sus días sin disponer de ningún guión escrito y poder dar un nuevo sentido a su existencia, valorando lo que de verdad importa.