La biblioteca Klementinum, en Praga, República Checa, abrió en 1722 como parte de una universidad jesuita, alberga obras de importancia mundial y es un exquisito ejemplo de la arquitectura barroca. Ha sido votada como la más hermosa del mundo.