Técnicos alemanes ensayan las tecnologías de las futuras bicicletas eléctricas controladas por ordenador en un prototipo de madera, sin pedales y basado en su precursora de hace 200 años.