La Casa Cuadrante, en Polonia, tiene un ala o terraza móvil que se desplaza por el jardín en respuesta al movimiento del sol, viajando entre las alas fijas de la sala de estar y la zona de ‘spa’, acoplándose alternativamente a estos dos espacios y controlando la luz y sombra de sus interiores.