Los edificios del nuevo centro urbano de Shenzhen, la capital tecnológica de China, generarán, almacenarán, distribuirán y consumirán su propia energía con la misma tecnología que se utiliza ahora para las monedas digitales como el bitcóin.