Este crustáceo inquietante, no solo por su enorme tamaño sino también por su amenazante aspecto, ha sido descubierto en las profundidades marinas de Indonesia. Tiene ojos grandes y antenas largas que le permiten moverse en las tinieblas y se alimenta de las criaturas muertas que caen al fondo del mar.