La mononucleosis se transmite, sobre todo, a través de la saliva, por eso se la conoce popularmente como la enfermedad del beso. Sus síntomas suelen durar varias semanas pero algunos de ellos pueden prolongarse, incluso, durante varios meses.