En una era en la que hay casi 2.000 millones de compradores digitales, los productos disponibles únicamente a través de internet o puestos a prueba por las marcas antes de sacarlos en las tiendas físicas, son una nueva tendencia en el mundo de las compras.