Los invernaderos verticales y automatizados se instalarán en edificios de oficinas o viviendas, permitirán cultivar plantas y verduras a escala industrial, para alimentar a la población de las ciudades de una forma sostenible para el medioambiente.