El maximalismo triunfa en la era digital: joyas con formas de objetos, flores o animales en tamaño XXL como el que lució Lady Gaga, son tendencia en un año en el que selfis y videollamadas son las principales pasarelas.