Un reciente estudio estadounidense desvela la conducta más eficaz para evitar deprimirnos: socializar. El simple hecho de hablar con las personas en quienes confiamos y visitar a nuestros amigos y familiares, nos protege contra el desánimo.